Cuando decidimos dedicar cada uno de los meses del año 2019 a un juego cooperativo diferente teníamos la intención de publicar reseñas, impresiones o lo que fuera con la ayuda diferentes personajes del panorama lúdico nacional. La primera colaboración es esta Impresionante Reseña escrita por Mami Meeple, jugona y tuitera de Pro y una de las Integrantes del podcast Ya Nos Toca?!

Fábulas de Peluche es un libro-juego de aventuras colaborativo para 2-4 jugadores, a partir de 7-8 años, de unos 60-90 minutos por partida, en el que los jugadores somos los muñecos de peluche de una niña pequeña la que tenemos que salvar de los peligros que la acechan mientras duerme. Hace poco tuve la ocasión de probarlo con unos amigos y me gustaría contaros un poco cómo funciona y las sensaciones que me dejó.

 

De Fábulas de Peluche me gustaría destacar 3 elementos: el mecanismo del libro-juego, que me parece lo más novedoso; el tema, que tiene muchísimo peso, al tratarse de un juego tan narrativo; y la producción y componentes.

 

A simple vista, Fábulas de Peluche parece un juego temático de miniaturas de los de toda la vida, de tipo “mazmorreo”, en el que un equipo de aventureros van explorando juntos sucesivos escenarios, enfrentándose a los malos, consiguiendo objetos y habilidades, etc. En este sentido es muy similar a otro juego del mismo autor, que es Jerry Hawthorne, el estupendo Mice & Mystics. ¿En qué se diferencia? Pues aquí no encontramos un tablero modular, o tableros que vas sacando de la caja para jugar cada partida. El componente fundamental del juego es un libro bastante grueso, que abres sobre la mesa para jugar encima de él. En una página tienes el escenario de la aventura dibujado a todo color sobre una cuadricula, en la que colocarás y moverás las miniaturas de personajes y de enemigos; y en la contigua estarán las  reglas y condiciones especiales así como algunos eventos que pueden suceder. El libro contiene 7 cuentos, cada uno con varias escenas, unas 20 partidas en total, que van contándote una historia que irás descubriendo poco a poco. Primero te lees bien el reglamento general, que viene aparte. Luego te sientas delante del tablero, abres la primera escena, lees la introducción para montarlo todo y te pones a jugar. Además hay varios mazos de cartas de objetos, encuentros, enemigos, etc.; distintos marcadores de cartón grueso de relleno/vida de los peluches, corazones/monedas para comprar habilidades, etc. y los dados de colores y la bolsa negra para meterlos.

 

Porque el juego funciona con dados de colores que sacas de una bolsa. Cada color se corresponde más o menos con una acción (mover, explorar, luchar…) y gestionarlos adecuadamente es la mecánica fundamental del juego. Cada escenario tiene sus particularidades, y tendrás que adaptar la estrategia a lo que te pidan en cada uno.  Nosotros jugamos 3 escenarios y cada uno era diferente, así que creo que no se hace repetitivo.

 

Vamos a hablar entonces del tema, porque aquí encontramos otro de los puntos fuertes, sino El Punto Fuerte de Fábulas de Peluche. En este juego, cada uno de nosotros va a ser un muñeco, con su personalidad propia, el juguete de una niña a la que han cambiado de su cuarto de bebé a su habitación de “niña mayor”. Este cambio trascendental va a traer consigo tensiones y numerosos “peligros”, que sus más queridos amigos van a ir descubriendo y enfrentado, por amor a ella, claro, de una forma que puede recordarnos a nuestra querida saga cinematográfica de Toy Story. Tan sólo comencé el primer cuento, así que no puedo contar mucho de la historia, pero parece que las aventuras traen pequeños mensajes o “aprendizajes” sobre lo que significa hacerse mayor, crecer, madurar, que pueden ofrecer interés suficiente para pequeños y mayores.

 

Y ahora vamos a los componentes, que son preciosos y de buena calidad, como pasaba en Mice & Mystics. Una caja muy bonita, con la portada satinada. El manual y el libro a todo color, grueso y con anillas, para desplegar cómodamente. Es cierto que tendremos que estar todos cerca del tablero. Los jugadores se turnan para leer cada escenario del cuento. Destacan sobre todo las miniaturas, detalladas y muy bien hechas, aunque se echa de menos que, al menos los protagonistas, vengan pintados, lo cual lo haría mucho más atractivo, aunque las tarjetas de personaje, que son preciosas, ayudan a meterte en el ambiente.

 

Las reglas son bastante sencillas, por lo que creo que es un juego ideal para jugar en familia o con niños en torno a 8 años o más, si tienen la paciencia y atención necesarias para sentarse una hora aproximadamente, a leer un poquito (poniendo voces, por supuesto, y haciendo todo el teatro posible, como si de un juego de rol se tratase), tirar dados, mover minis por el tablero, luchar contra monstruos y trabajar en equipo. Al principio pueden surgir dudas puntuales y tener que hacer alguna consulta que ralentice la aventura. Si lo vais a jugar con niños, aconsejo leer el manual con atención y entrenar un poco solos, para ir fluidos y que ellos no se aburran. Y si tenéis amigos aventureros con espíritu joven a quienes les haga  ilusión el tema y meterse en la piel de trapo de unos encantadores muñecos, también lo podéis disfrutar mucho.

 

Y aquí me despido, con abrazos calentitos, de peluche.

 

@Mami_Meeple.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s